5 grandes errores que ralentizan la recuperación muscular


...

23 de Noviembre de 2017 a las 10:48

Las lesiones pueden obstaculizar tu competencia, entrenamiento y rutina diaria, llegando a ser mental y físicamente frustrantes, y generalmente les lleva un largo tiempo curarse por completo. Sorprendentemente, cuando buscas la recuperación muscular, descansar no es lo único que debes considerar.

Una lesión a largo plazo es la peor pesadilla de un atleta o deportista activo. Puede obstaculizar la productividad y el progreso, llegando a afectar su salud mental. Como deportista, lo único que deseas hacer es volver al deporte y entrenar aún más duro para recuperar todas las sesiones perdidas. ¿Pero qué sucede cuando simplemente no te estás mejorando? Considera los siguientes errores comunes:

 

  1. No estás incorporando suficiente proteína en tu dieta.

    Para recuperarse de una lesión, se requiere una mayor ingesta de proteínas. Es útil tener en cuenta que los médicos recomiendan un mínimo de un gramo de proteína por kilo de peso corporal, pero para recuperar musculatura, se recomienda como mínimo 1,8 gramos. Esta es la mejor manera de abordar la lesión muscular.


  2. No consideras entrenar.

    Incluso si estás lesionado, es importante continuar el entrenamiento.


    Es cierto que debes descansar de varias actividades y minimizar la frecuencia e intensidad de tu entrenamiento. Pero nunca debes eliminar el ejercicio por completo.

    Tu Personal Coach M.A.N.D.U te asesorará durante todo tu entrenamiento, eligiendo la mejor rutina según tus circunstancias, para evitar futuras lesiones y permitir la rehabilitación de los músculos.

    Probablemente, tu entrenamiento cambiará centrándose más en la movilidad y el trabajo de estabilidad, pero también debe incluir algunos entrenamientos de fuerza.

    Como regla general, es importante saber que, ya sea que tu lesión implique un uso excesivo, un desequilibrio muscular y un trauma, la rehabilitación aumentará la recuperación. Consulta a tu Personal Coach M.A.N.D.U para ver qué actividad es la mejor para abordar el fortalecimiento muscular.

  3. No estás tomando los minerales y vitaminas esenciales.

    La vitamina A, B, C y D, así como el zinc, el manganeso, el magnesio, el hierro, el cobre y el calcio promueven la regeneración y reparación de los tejidos para ayudar a la síntesis de proteínas, fortalecer el tejido conectivo y la formación de colágeno. Esto significa que consumir alimentos procesados sin la combinación adecuada de frutas, productos cárnicos, productos lácteos y vegetales puede impedir que tu cuerpo reciba micronutrientes clave para la recuperación y una buena salud en general.

    Te recomendamos consultar con nuestra Nutricionista M.A.N.D.U, para seguir una dieta equilibrada que provea de todos los nutrientes necesarios para la recuperación y bienestar.

  4. No te estás tomando el tiempo para recuperarte.

    Si estás acostumbrado a ejercitarte y hacer deporte, lo último que quieres es detener tu progreso. Después de todo, tiene metas que cumplir y plazos para seguir. Sin embargo, participar en actividades extenuantes inmediatamente después del tratamiento médico solo ralentizará tu tiempo de recuperación. En cambio,
    tómate unas semanas para recuperar tu cuerpo.

    Cuando te sientas ansioso por regresar al gimnasio o tu actividad habitual, consulta a tu Personal Coach M.A.N.D.U para que evalúe qué régimen es mejor para ti.

  5. Consumes alcohol de forma regular.

    El consumo ocasional de alcohol está bien, pero hay una delgada línea entre beber con moderación y de forma excesiva. Algunas personas se deleitan con el alcohol para "adormecer el dolor". Sin embargo, enmascarar el dolor solo significa enmascarar tu capacidad para protegerte de más lesiones.


    Pero ese no es el único efecto negativo. El alcohol impide la recuperación, agota la energía, deshidrata el cuerpo, deteriora el crecimiento muscular y disminuye la capacidad de crear ATP, nucleótido fundamental en la obtención de energía celular. Además, afecta su patrón de sueño, lo que puede afectar negativamente el proceso de curación del cuerpo. En pocas palabras, el alcohol ralentiza el proceso de curación.

 Compartir por email